Fecha de publicación: 14-may-2019

Afalar

Cada día más y más niños se enganchan a las pantallas (móviles, tablets, consolas, televisión, ordenadores...) en busca de sensaciones/ estímulos que les mantengan activos. Cuánto más las usan, más querrán usarlas, ya que en la naturaleza no hay nada que alcance ese nivel de estimulación. Cuando esto sucede, dejan de asombrarse por cosas cotidianas y eso les lleva a estar cada día más apáticos y sumidos en un aburrimiento constante. Ofrezcamos a nuestros hijos/alumnos experiencias reales, dándoles el tiempo suficiente para asimilarlas, respetando sus tiempos... Demos verdadera importancia a sus curiosidades por banales que nos parezcan, a sus preguntas sin lógica, porque para ellos el mundo es como si se creara por primera vez. Todo les sorprende.
No dejemos que nuestros hijos dejen de asombrarse, ya que el asombro es el deseo para el conocimiento.
Si os interesa este tema en profundidad podéis leer más en "educar para el asombro" Catherine L'Ecuyer
Obtener presupuesto
Se ha enviado el mensaje. Pronto nos pondremos en contacto contigo.